En la tradición del poliamor (que se desarrolla desde finales de los años 60), la trieja es un concepto relacional que florece, respondiendo así a las angustias relacionales que la sociedad la compleja sociedad actual pone de manifiesto. Las disfunciones y las crisis inherentes a las relaciones de pareja se soportan cada vez menos en una sociedad ya en tensión. Hoy en día existe una necesidad de apoyo, una necesidad de mediación a través de las dificultades que atraviesa una pareja. La vida contemporánea a menudo no permite a las personas encontrar su propio espacio, hay un conflicto entre los roles donde hombres y mujeres buscan su lugar. Así, cada vez más personas quieren encontrar nuevas formas de relación. La trieja puede entonces ser una respuesta para muchos de nosotros.

 

De las series de entrevistas de Élise Di realizadas a  Christian de La Casa Dorada.

Qué es una trieja

Elise: ¿Qué es exactamente la trieja?

Christian: En el pasado, los hombres tenían una o más amantes y se escondían. Hoy en día, las relaciones extramatrimoniales, ya sea por parte del hombre o de la mujer, se suelen asumir. El poliamor está sustituyendo poco a poco a la infidelidad. El poliamor es sobre todo tener la honestidad de reconocer las relaciones que se dan fuera de la pareja. La particularidad de la trieja es que las relaciones son vividas y compartidas por tres personas. Sin ser un trío ni una unidad invariable, la trieja es un espacio en el que todos tienen una relación íntima, en el sentido más amplio, con los demás. Compartir una comida, ir al cine, salir y tomar unas vacaciones puede hacerse de tres en tres, pero también de dos en dos aplicando una rotación en los momentos compartidos. Puede ser un hombre y dos mujeres o una mujer y dos hombres. También puede ser una trieja de lesbianas o de gays solamente.

En el concepto de poliamor la trieja es un concepto relacional que está floreciendo

Elise: ¿y cómo se forma una trieja?

Christian: Es muy raro que los tres socios estén al mismo tiempo. Muy a menudo, es una petición de la pareja que puede tener el deseo de abrirse después de un largo período de monogamia. O la pareja está abierta al principio y es por casualidad que conoce a una tercera persona que corresponde a la pareja principal.

Throuple workshop at La Casa Dorada

Elise: ¿De dónde viene este deseo de abrir la pareja?

Christian: Una pareja es un cara a cara constante. Hay una confrontación entre dos mundos, entre dos percepciones y opiniones. En una trieja no hay más cara a cara. Uno de los tres puede actuar como moderador. Además, las relaciones íntimas estarán equilibradas al ser compartidas entre los tres miembros de la pareja. La energía está permanentemente equilibrada. Cuando el trouple se mezcla, es interesante ver cómo la energía se distribuye de forma diferente entre los tres. También es interesante ver en una pareja mixta, cómo los dos miembros del mismo sexo desarrollarán una intimidad. Como a primera vista, no necesariamente tienen una atracción sexual mutua. Pero pueden desarrollar lo que se llama «homosensualidad». También es importante identificar las diferentes expectativas e intenciones de cada uno para lograr una relación armoniosa. Se comparten los roles y las necesidades, y así disminuyen los riesgos de tener que realizar o satisfacer las necesidades del otro.

Una pareja es un reequilibrio constante. Pueden estar entre dos mundos, entre dos percepciones y opiniones.

Que conviene saber

Elise: ¿qué es bueno saber antes de empezar una relación?

Christian: En una trieja puede ser fácil sentirse marginado. Así que para no perder a su pareja principal o perder la dinámica de la trieja, el compañero que se siente excluido aceptará mantener una relación abierta en estas condiciones. De hecho, en una pareja y más aún en una trieja, la comunicación es esencial para que todos se sientan bien y en confianza.

Otro punto es cómo presentarse como trouple en sociedad. En una sociedad en la que las diferencias no siempre son bien aceptadas, no es fácil integrar los hábitos de la vida cotidiana. Uno puede acabar fácilmente en el sofá cuando reserva un hotel, por ejemplo. Luego están los ojos de los demás, de la familia, a los que hay que enfrentarse constantemente. Este pasaje también implica la comunicación, que pretende ser benévola y educativa.

También se puede plantear la cuestión de la vida familiar. En una trieja mixta sin hijos, la cuestión será qué pareja tendrá un hijo con qué pareja. ¿La mujer tiene un hijo con cada hombre, o el hombre tiene un hijo con cada mujer? ¿O los dos mismos compañeros procrean? En una trieja mixto con hijos, las preguntas suelen ser las mismas que para una pareja tradicional. En todos los casos, la trieja suele aportar armonía, tanto en el aspecto educativo como en el organizativo, de nuevo por su aspecto moderador.

También es interesante cuestionar la naturaleza de nuestro deseo por la trieja. ¿Es objeto de una fantasía o de un verdadero valor y filosofía de vida? Cuando es objeto de una fantasía, puede ser mucho más difícil de gestionar a largo plazo, ya que está en cierto modo idealizado. La experiencia sigue siendo, en todo caso, muy positiva, sobre todo para los hombres que suprimen ese espíritu de conquista, de «rapiña» de la mujer en sentido literal y figurado. Su actitud tiende a cambiar hacia las mujeres en general.

trio

La tercera persona

Elise: ¿Cómo puede encajar finalmente esta tercera persona?

Christian: Sentirse el tercero en discordia es una experiencia muy desagradable en una relación. Los miembros de la trieja deben, aguas arriba, tomar conciencia de que las cartas se redistribuyen para formar una nueva base relacional, sabiendo al mismo tiempo que esta base está destinada a evolucionar. La integración pasa de nuevo por la comunicación. Cada persona debe ser vista y escuchada por los demás para no sentirse excluida.

Elise: ¿cómo se vive la sexualidad en la trieja?

Christian: Es una densa, una comunión donde cada uno encuentra su punto de equilibrio. Uno puede ser un observador de lo que sucede con amor y benevolencia o con juego, puede ser un apoyo, un entretenimiento para los dos socios en la interacción. Entonces puede unirse espontáneamente a los otros dos. En un trouple mixto con dos miembros masculinos, la sexualidad les permitirá abrir su vulnerabilidad explorando las polaridades penetrante y penetrado. La intimidad compartida será una experiencia nutritiva y enriquecedora para el trouple. Esta experiencia también se refleja en su vida cotidiana.

La mayoría de las parejas que acuden a Casa Dorada suelen ser parejas que quieren abrirse a una nueva sexualidad. Una sexualidad que tiene que ver con la conciencia y que ya no es una sexualidad de fricción, como quizás sea el caso del mundo de los swingers. Quieren navegar hacia una sexualidad conectada con el corazón. Al venir a Casa Dorada, encuentran un lugar para explorar y poner en práctica sus deseos mientras son moderados por toda la comunidad. Se van enriquecidos por la experiencia, no sólo sexualmente, sino emocional y espiritualmente.

La intimidad compartida será una experiencia nutritiva y enriquecedora para la pareja. Esta experiencia se reflejará también en la vida cotidiana.

· Articulo escrito por Christian Gouttenoire ·

¿Te interesan nuestros artículos del blog?

Suscribirse