Aún hoy, la próstata, pequeña en tamaño pero inmensa en su potencial de placer, sigue siendo un tema eminentemente tabú y también un gran misterio.

Es desafortunado constatar que la mayoría de los hombres heterosexuales pasan gran parte de su vida ignorando su próstata. A menudo a los cuarenta años, para estimular una libido que empieza a agotarse, van en busca de nuevos placeres que puedan dar un impulso a su sexualidad. Quizás también porque la noción de rendimiento ya no está a la orden del día, o quizás porque la imagen del hombre activo penetrante ya no es tan dominante.
También cuando es por razones de salud que se hace imperativo que por fin se fijen más en su analidad, y más particularmente en su próstata.

De la serie de entrevistas realizadas por Élise Di a Christian de La Casa Dorada.

ÉLISE: Entonces, cuéntanos Christian, ¿cómo sentir placer en la estimulación de la próstata?

CHRISTIAN: En primer lugar, es importante que los hombres heterosexuales se deshagan de las representaciones negativas y los prejuicios sobre el sexo anal en general y sobre el placer anal en particular. Ya que para alcanzar todo el potencial de una estimulación beneficiosa de la próstata, será necesario pasar por la penetración anal, y así dar una nueva mirada a esta parte tan descuidada del cuerpo.

Es importante que los hombres heterosexuales se deshagan de las representaciones negativas y los prejuicios sobre el sexo anal en general y sobre el placer anal en particular.

La idea inicial de suciedad y asco suele contrarrestar la curiosidad que debería inspirar esta parte del cuerpo. Vinculado, además, a una representación innegablemente homosexual o a una forma de sumisión, el hombre ve el riesgo de perder su virilidad, su masculinidad. Estas representaciones a veces tardan años en diluirse, o incluso nunca se cuestionan, hasta el punto de que el lugar del ano es tabú en muchas culturas.

Pero aquí está la cosa. Después de los cuarenta teniendo menos que probar, la curiosidad a veces se despierta tarde, sobre todo para los que creen haber explorado todo, durante las relaciones sexuales, digamos más tradicionales.

Y cuando no es curiosidad, es un problema de salud, que requerirá una atención especial en este ámbito. Es importante recordar que el cáncer de próstata sigue siendo la principal causa de cáncer en los hombres.

ÉLISE: ¿Puedes hablarnos un poco más de la anatomía de la próstata?

CHRISTIAN: Anatómicamente, la próstata es una gran glándula de color marrón situada debajo de la vejiga que rodea el canal uretral, que se encuentra debajo de la vejiga. Cuando la uretra se hincha, lo que suele ocurrir con la edad, el hombre tiene dificultades para orinar porque la orina no podrá circular con normalidad. Esto también puede provocar problemas sexuales y, en particular, la capacidad de lograr erecciones firmes y duraderas…

Es importante saber que la próstata desempeña un papel predominante en la sexualidad reproductiva. Es la glándula prostática la que libera la secreción de líquido seminal, favoreciendo la circulación y la protección de la esperma. También libera líquido prostático, que favorece la supervivencia de los espermatozoides al entrar en contacto con el entorno ácido de la mucosa vaginal.

diagrama interno del sistema reproductor masculino

ÉLISE: Pero más concretamente, ¿volver al placer anal?

CHRISTIAN: En el lado más hedonista, el placer prostático no es la única fuente de placer anal, sino sólo uno de sus componentes, aunque sea uno de los más destacados.

En efecto, para algunas personas, hombres y mujeres, puede existir en primer lugar el placer de la sensación de dilatación, de agrandamiento del ano. Siente la apertura lenta y progresiva.

Para otros, se añadirá el placer de la sensación de llenado, con la introducción de uno o varios dedos o mediante el uso de un plug, un consolador o toda una serie de accesorios diversos y variados y a veces de tamaños impresionantes. La práctica del «fisting«, la introducción de todo el puño (fist) en la cavidad anal, mezcla sus dos intensas sensaciones de agrandamiento y relleno. Pero actualmente el “fisting” anal se practica sobre todo en la comunidad gay.

Tanto para los hombres como para las mujeres, existe el orgasmo del coxis, que requiere un poco de práctica tanto para el que lo hace como para el que lo recibe. La idea es estimular con la punta de los dedos las pequeñas cavidades que se encuentran a ambos lados del extremo de la columna vertebral. Esto puede provocar un orgasmo relámpago que sube por la columna vertebral hasta la parte superior del cráneo. Volveré a hablar de este orgasmo relativamente desconocido y poco practicado en un próximo blog.

Para alcanzar un orgasmo prostático, su estimulación mediante el masaje debe estar marcada por la suavidad y una atención particular.

Los taoístas dicen que es en esta zona donde la energía de la tierra y la energía sexual se combinan y transforman antes de ascender a los centros superiores para conectarnos con otra dimensión.

Por último viene el placer prostático, que es el que nos ocupa hoy y que es específico de los hombres, ya que las mujeres no tienen próstata. Aunque se trata de una forma de placer cercana al femenino (ya que llega de forma más lenta, más progresiva), el orgasmo prostático dará lugar a un tipo de orgasmo cuyo inicio no podremos controlar.

Teniendo en cuenta este tipo de orgasmo, es importante saber que la próstata es un órgano muy inervado y no protegido por una epidermis, por lo que es muy frágil y muy sensible. Así, para alcanzar un orgasmo prostático, su estimulación mediante el masaje debe estar marcada por la suavidad y una atención particular. Un toque sutil y unas uñas cortas son esenciales.

Para los hombres, solos o que simplemente desean explorar por sí mismos, antes de compartir esta aventura con su pareja, existe un juguete «el aneros» especialmente adaptado para esta práctica. En efecto, al introducirse, estimula tanto el interior como el exterior, y gracias a la respiración abdominal, las contracciones participarán en la lenta progresión del placer.

Aneros, estimulador de próstata

ÉLISE: Entonces, ¿Cómo pueden los hombres superar sus prejuicios para permitirse este placer divino?

CHRISTIAN: En primer lugar, lo importante para el hombre es salir de los condicionamientos sociales y culturales, y luego cambiar su enfoque del placer, estar en la sutileza y la lentitud. En la conciencia a través de la respiración para hacer circular la sensación, ya que es la premisa de la energía, la progresión hacia el placer.

La progresión hacia un cambio en la percepción del placer es bastante extraordinaria, ya que requiere un desprendimiento total, un abandono completo de uno mismo. Y la respiración tendrá un papel predominante en este ascenso al cambio.

Lo que enseñamos en nuestros talleres tiende a cambiar positivamente la percepción del placer. La analidad está en el centro de muchas de nuestras enseñanzas, ya que es una parte importante de la sexualidad masculina y femenina.

El placer anal no es instantáneo, sino lento e intenso. Entendemos entonces que no es necesario alcanzar una cima, ya que este ascenso es más lento, mucho más intenso y difuso. El objetivo de esta lenta progresión es alcanzar la Gran O, el Gran Orgasmo, donde, como suelo decir, el objetivo ya no es tener un orgasmo sino ¡ser un orgasmo!..

Además de un placer infinitamente potente, el masaje prostático es definitivamente recomendable para una próstata sana.

ÉLISE: Como acabamos de ver, el sexo anal y el placer prostático son eminentemente tabúes. ¿Qué se puede hacer para que hombres y mujeres cambien su punto de vista y sus prácticas y desarrollar una nueva relación sensual entre ellxs basada en el placer anal?

CHRISTIAN: Para empezar, he desarrollado una forma de mediación, que es sobre todo una cita para que las parejas hombre/mujer se encuentren en una nueva forma de intimidad. Una práctica que combina el placer, la sexualidad beneficiosa y la prevención para reducir, entre otras cosas, el riesgo de desarrollar muchos cánceres, como el de próstata en los hombres y el de mama en las mujeres.

Consistirá en establecer un momento de intimidad, cuyo tiempo se define de antemano (entre 15′ y 45′) y de igual duración, en el que el hombre practicará un lento masaje torácico a la mujer, al que seguirá un suave y lento masaje de la próstata del hombre, por parte de la mujer, todo ello al ritmo de una respiración abdominal consciente.

Después, en respuesta a muchas peticiones y preguntas de todas las partes, incluidos muchos gays, creamos el curso «FUNDACIÓN – Culo Feliz«. Un curso intenso y residencial de 4 días, para hombres y mujeres, enteramente dedicado al sexo anal. Es un taller que mezcla el descubrimiento, el placer, el soltar y la liberación de emociones profundamente enterradas. Este curso tendrá lugar este año en La Casa Dorada del 23 al 29 de mayo de 2021. Para obtener más información mira la info del workshop aquí.

¿Te interesan nuestros artículos del blog?

Suscribirse