Sagrada intimidad: El poder curativo del placer

¿Qué es una sesión de Intimidad Sagrada?

Sacred Intimates trabaja con todas las personas que buscan ayuda para explorar cualquiera o todos los aspectos de su sexualidad.

Nuestro trabajo es experiencial. En lugar de una terapia de conversación o asesoramiento, trabajamos principalmente con el cuerpo, la intimidad, el eros, la emoción y el espíritu. Utilizamos el poder del placer como herramienta de curación y transformación.

Las principales modalidades utilizadas son el movimiento, la respiración, el tacto, la conciencia corporal, el consentimiento y las habilidades sexuales. A Sacred Intimate te guía íntimamente a través de experiencias sensuales, sexuales y eróticas de una manera segura e higiénica, contribuyendo activamente a tu experiencia y apoyándote en tu desarrollo personal y autoconciencia.

Sacred Intimate 01

Las prácticas pueden variar. Algunas se centran principalmente en el cuerpo, otras en el coaching, otras en la interacción y la exploración mutua, otras en la toma de conciencia o en el tantra energético, el tao sexual, el chamanismo, el masaje hipocrático (mapeo vaginal/anal)…

La mayoría de nosotros combinamos varias modalidades y habilidades. Algunas sesiones pueden ser similares a la subrogación, excepto cuando trabajamos con una pareja, e incluso entonces es posible adaptar nuestra intervención de acuerdo con el deseo y la voluntad de ambos socios. Todo esto varía según nuestra experiencia, formación, inclinaciones personales y capacidades físicas.

Trabajar como íntimo sagrado es una vocación. Lo único que compartimos es la fascinación por la comunión entre el Eros y el Espíritu, es un compromiso profundo a nivel humano.

Formación

No existe una licencia o certificación para ser una Íntima Sagrada. La mayoría de las Íntimas Sagradas aportan su formación previa en trabajos corporales como el masaje, modalidades terapéuticas como la integración cuerpo-respiración, técnicas de Sexological Bodyworker o diversas formas de trabajo respiratorio. Algunos tienen experiencia en el trabajo sexual tradicional. Muchos también tienen formación como consejeros, terapeutas y entrenadores.

Sin embargo, la formación más importante suele ser nuestra propia experiencia personal y la exploración de todos los campos relacionados con la sexualidad. Como Sagrado Íntimo, también estamos comprometidos en nuestro propio viaje erótico. Sin esto no podríamos ofrecer lo que hacemos.

El término Sagrado Íntimo fue acuñado por Joseph Kramer y la Escuela de Electricidad Corporal en los Estados Unidos, donde desde hace muchos años se imparten formaciones intensivas abiertas a quienes tienen experiencia previa. El acceso a estos cursos, empezando por el de Sexological Bodywork, ya está disponible en España en la Casa Dorada

Para bien o para mal, cualquiera puede llamarse Sagrado Íntimo. Cuando eliges a alguien para que te guíe, te acompañe y trabaje contigo, siempre debería incluir una conversación sobre su enfoque, su experiencia y formación y, sobre todo, su ética…

También puede ayudarte a tener una idea de lo que te gustaría descubrir o comprender.

Christian Gouttenoire

Su profesional

Christian Gouttenoire alias Chris Tantra

Certificado en Sexología Corporal y Sagrada Intimidad
Masajista Tantra certificado del Loto de Diamante (Andro – Berlín)

MIRA SU PERFIL
Simone

Su profesional

Simone

Masajista Tantra Certificada – Terapeuta de la Respiración

Sensualidad

Un Sagrado Íntimo puede ser masculino o femenino. Originalmente, cuando se introdujo la palabra y la idea, la mayoría eran hombres. Hoy en día cubrimos todo el espectro. La mayoría de los Íntimos Sagrados son perfectamente bisexuales, versátiles y capaces de trabajar con clientes de cualquier género; algunos exclusivamente o principalmente con hombres o mujeres.

Historia

La Intimidad Sagrada existe en esta forma desde hace algunas décadas, pero es muy probable que exista desde los albores de la humanidad.

Para más información sobre este tema, véase el artículo de Don Shewey’s sobre Intimidad Sagrada

¿Por qué la gente busca una Intimidad Sagrada?

  • Para la ayuda con desafíos sexuales específicos.
  • Para sanar la memoria corporal.
  • Para sentirse más cómodo emocionalmente con su propia sexualidad.
  • Para obtener placer, alegría y felicidad.
  • Para explorar las sexualidades creativas y el BDSM.
  • Para el coaching, la formación y el apoyo.
  • Para explorar un nuevo elemento de su erotismo sin haber tenido suficiente apoyo para intentarlo.
  • Para obtener un respiro nutritivo de sus estresantes vidas.
  • Para tener la oportunidad de conectar piel con piel con un Ser Humano Amoroso.
Sacred Intimate

Testimonios

Testimonio de Sesión Íntima Sagrada de

Scott –  Hombre – 50años

El tantra no me es ajeno y lo practico desde hace más de diez años. Me encantan las múltiples facetas de las conexiones más íntimas que ofrece el Tantra. Cuando mi compañera Jessica y yo empezamos a planear nuestro viaje a España, una de las primeras cosas que busqué fue un templo tántrico para visitar. Tras unos instantes en Internet, encontré el sitio web de La Casa Dorada.

Simone y Christian son excelentes comunicadores y unos anfitriones tan cálidos y amables. Después de hablarlo con Simone, Jessica y yo decidimos explorar las sesiones individuales de Intimidad Sagrada. 

Al llegar a su casa, un paraíso tropical a las afueras de Tarragona, pasamos unos minutos poniéndonos cómodos con ellos bajo un precioso gacebo en su jardín perfectamente cuidado junto a la piscina. 

Tras nuestra presentación inicial, nos retiramos a un entorno más íntimo para hablar de nuestras sesiones juntos en detalle. Esto creó un entorno seguro para establecer límites y expresar nuestras fantasías, deseos y necesidades más profundas. 

Después de unos minutos más, mi compañera Jess y yo nos separamos en nuestras propias habitaciones privadas con nuestros practicantes tántricos. Me fui con Simone y Jess se quedó con Christian.

Simone preparó la sala según lo acordado antes de nuestra reunión y todo fue como se esperaba. Me preguntó sobre mis sentimientos y emociones en ese momento y pronto nos encontramos en medio de una conversación sobre mi abuso sexual en la infancia y mis años de recuperación.

Simone creó un espacio seguro para compartir las heridas que he estado trabajando para sanar durante los últimos treinta años. Hablamos de cómo diseñar nuestra sesión para abordar algunos de los dolores con los que estaba luchando y juntos creamos un camino hacia la curación.

Decidí comenzar mi sesión como un niño asustado que busca la protección de una figura materna fuerte. Necesitaba sentirme segura y cuidada. Simone me acunó en su regazo y me abrazó mientras nos mecíamos de un lado a otro. Con el tiempo, empezamos a explorar la dinámica de poder entre nosotros cuando ella asumió el papel dominante de llevarme a mi lugar de culto arrodillado ante ella. Solté todo mi poder y me puse a sus pies hasta que pude sentirme cómodo con esta liberación. 

Finalmente, mi sentido del humor se impuso y nos besamos de forma muy íntima. Poco a poco, Simone me cedió el control y pude hacer la transición consciente de un niño pequeño al hombre seguro de sí mismo que soy hoy. Esto no es algo que pudiera hacer fácilmente en el pasado, ya que no fui consciente del trauma de mi madre ausente hasta hace poco. 

Ser capaz de cambiar conscientemente mi mente para pasar de ser una niña necesitada a una amante segura de sí misma me ha empoderado y me ha permitido ver la diferencia entre una pareja sexual y una figura materna protectora. Una diferencia que, para mí, siempre ha sido borrosa en el mejor de los casos. Nuestra sesión se volvió más primitiva y apasionada a medida que pasaban los minutos y terminé mi sesión donde la empecé, a sus pies, pero esta vez en un estado mental de plenitud. Volví a amar sus pies, pero en una posición de calidez, sexualidad y atención, no como un niño asustado. Mi sesión había cerrado el círculo y estaba un paso más cerca de la curación.

Agradezco a Simone, de todo corazón, su apoyo, afecto y compasión durante nuestro encuentro. Es un ser humano maravilloso y nuestro encuentro me aportó mucho.

Testimonio de Sesión Íntima Sagrada –  2 sesiones con Laurence, mujer de 52 años

  7 -8 Junio 2022

Sábado 7 de mayo 11:00 horas: Sesión de iniciación guiada a lo Sagrado Íntimo con Laurence, trabajadora corporal sexológica y masajista tántrica de 52 años. Recibo guiando. Laurence escribió…

«Ampliar tu zona de confort, experimentar….

Acabo de salir de una sesión de iniciación a la intimidad sagrada. Yo soy el dador. El receptor es Christian, un Sexological Bodyworker, formado en Sacred Intimate con una increíble formación en Mindfulness Sexuality.
Soy masajista tántrica y trabajadora corporal sexológica. No he tenido una relación íntima desde hace más de 3 años. Llevo 4 años ofreciendo sesiones de Masaje Sexológico o Tántrico. Me comprometo a mantener un marco estricto, claramente expresado y siempre respetado. El tacto es una calle de sentido único.

Ofrezco a Christian un marco ampliado para esta sesión: tiene total libertad de movimiento, respiramos juntos (técnica sexbod) y puede verbalizar lo que quiere. Se le permite tocarme, acariciarme excepto en los genitales (¡demasiado miedo a dejarme llevar por mi deseo y no controlar más la sesión y luego arrepentirme!

Empiezo la sesión como de costumbre y comienzo el masaje. Es fluido con Christian, no siento ninguna resistencia en mi cuerpo. De hecho, para mi gran sorpresa, cuando le vi físicamente por primera vez a mi llegada, mi cuerpo fue naturalmente a sus brazos para un cálido abrazo, bastante raro para mí durante un primer contacto…

Me encanta masajear, mis manos abrazan de forma natural su cuerpo y la energía sube rápidamente. Christian es muy receptivo, es fluido. Su cuerpo se mueve con naturalidad bajo mis manos, respira y vocaliza con fuerza, lo que me tranquiliza y me da más espacio. Mi cuerpo se acerca, masajeo con mis antebrazos, mis codos, luego me tumbo usando mis pechos, todo mi cuerpo se mueve con naturalidad. Aprecia mi tacto.

Mantengo firmemente mi postura de dador, en un estado de vigilancia que no percibo en este momento: doy todo lo que tengo pero no me permito recibir ni complacerme. Estoy aquí para ofrecer algo, pero no es cuestión de que me lleve nada.

Estamos conectados, nuestros cuerpos se ajustan, me tocan pero me resisto a entregarme. No soy consciente, sólo mantengo mi marco profesional… limitante y restrictivo, me doy cuenta hoy.

Es entonces cuando Christian me invita a hacer una pausa. Me tumbo sobre su espalda y le doy un masaje con los antebrazos. Me detengo y apoyo mi mejilla contra su espalda. Me invita a tomarme este tiempo para mí, primero para descansar un poco, luego para sentir en mi cuerpo. Inmediatamente fluyen las lágrimas: ¡Dios, es bueno sentir el cuerpo de este hombre! Mi cuerpo se asienta, mi energía comprimida se relaja, se expande dentro de mi propio cuerpo. Estoy profundamente conmovido y mi corazón se expande ampliamente; las lágrimas fluyen. No conozco este espacio… infinito.

Christian siente este cambio en mi energía y lo recibe más intensamente en su propio cuerpo. Me explica, con pruebas (¡!), que sí yo también siento placer, si también me permito sentir, recibir, se amplifica la conexión y la energía que se refleja en su propio placer. Me invita a ocuparme de mí mismo, de mi posición, de mis necesidades, mientras yo sólo me ocupo de su bienestar. Me doy cuenta de que me duele la cadera derecha y la espalda, me ajusto, me acomodo.

Mi brazo derecho comienza a deslizarse muy suavemente sin intención… Deja que lo haga», dice, «deja que llegue al final de su movimiento», «disfruta de mi cuerpo, complácete, haz lo que quieras», así que sin decidir nada, sin querer darle nada ni hacerle nada, me permito dejar que ocurra. Oh, claro, no este pasivo «dejarse hacer» como tantas veces en el pasado, sometiéndose a la energía, a las necesidades, a los deseos del otro, soportando…. Dejar ir, lo que mi cuerpo quiere.

Y entonces se produce el milagro, ya no hay un donante ni un receptor, sólo una danza íntima de dos energías que se encuentran y se fusionan…. Estoy sorprendido… A veces suelto pequeños gruñidos, mi boca mordisquea, mi lengua lame su cuerpo, todo mi cuerpo ondula contra él. Siento sutilmente una parte animal que podría expresarse… Otra parte de mí observa fríamente lo que sucede.

¿Todavía estaba disociado en ese momento? Una parte de mí estaba, porque esta parte, muy tranquila, observa y trata de analizar. Es nuevo, no parece peligroso, pero sigue en guardia…. ¿Qué está pasando? Nuevos datos para mi ordenador interior… Es inquietante y difícil de encajar en mis casillas habituales: es a la vez muy suave e intensamente profundo, una sensación de flotar sin peso y al mismo tiempo entrar en un poderoso movimiento interior, como un pozo sin fondo, un abismo…

Ya he experimentado algo así, a solas, en la meditación o en la masturbación mindfulness. Pero aquí estoy contra un cuerpo que vibra de placer, ¡es totalmente diferente! Tengo que lidiar con este cuerpo, este otro que siempre me ha asustado, incluso me ha dejado atónito, y que podría violarme…

Christian. me invita a sentir en mi cuerpo de nuevo. Él siente mi deseo antes de que yo sea consciente de ello, ¡¡¡sí todavía estoy algo disociado!!! Entonces siento mi vulva caliente, vibrante y húmeda. Tengo ganas y él lo agradece. Mi cuerpo le llama y él recibe esta llamada con placer. Mi toque es más profundo, aún más conectado a lo que está, allí, presente entre nosotros. Ninguno de los dos se desprende por completo, Christian me ofrece aquí un espacio de iniciación a lo Sagrado Íntimo.

Domingo 8 de mayo de 2022 – Sesión 2 todavía con Laurence – Ella recibe, yo doy. Laurence escribe ….

«Domingo a las 9:30: Recibo mi primera sesión de «Sagrado Íntimo» por parte de Christian. Un poco tenso, con miedo a no dejarse llevar, a estar incómodo. Establezco mis intenciones antes de la sesión: «Pido soltar los condicionamientos y recuerdos limitantes que impiden la plena realización de mi identidad sexual».

El cristiano insiste en la experimentación, en permitirse equivocarse, no hay apuestas ni objetivos, sólo dejarse llevar y acoger lo que venga. Nos sentamos frente a frente en el suelo y me concentro y me dejo guiar por su meditación.

Me invita a sentir mi energía en el sacro, inmediatamente veo una magnífica cobra dorada enroscada sobre sí misma que levanta la cabeza y luego se eleva.

Nunca había visto este aunque había modelado su cabeza en arcilla cuando representé mi vulva en un taller de tantra chamánico para mujeres. ¡Vaya, es una cobra impresionante! Sube desde la parte posterior de mi columna vertebral y luego vuelve a sisear hasta mi chakra raíz. Lo observo ondular y me conmueve su fuerte presencia y belleza.

Christian comienza a tocarme. Se me invita a dejar que mi cuerpo se exprese, a moverse como le parezca, a inspirar por la boca con un sonido al exhalar durante toda la sesión, a expresar mis deseos, mis necesidades, a utilizar (esta es la palabra que utilizó Christian y que me interpela) mi cuerpo para obtener placer. También se me invita a estimularme si siento la necesidad.

Muy rápidamente, la energía sexual aumenta. Me siento totalmente a gusto, confiado. Mi cuerpo se ondula sin pudor ni resistencia, cambio de posición, ajustó su mano, y entramos muy rápidamente, por iniciativa mía, en una danza íntima de los cuerpos. Lo acaricio, lo masajeo, evitando su sexo al principio.

Mientras escribo estas líneas, siento esa presencia controladora y observadora, esa parte fuera de mí dispuesta a intervenir en caso de peligro…. No la excites demasiado, podría derramarse …. En un momento dado, mi mano se encuentra con su sexo y le gusta acariciarlo, utilizarlo para acariciar mi vulva. Es delicioso. Su erección es suave, me tranquiliza. Está presente, acogiendo, escuchando, me dejó acercar.

Estoy muy excitada, vocalizo fuerte mientras exhalo, lo que me permite extender el placer por todo mi cuerpo y retrasar mi orgasmo.

Christian me pregunta si puede entrar (!!?) Tensión inmediata, contracción interior, creo entender una propuesta de penetración en su sexo. Entonces pienso en el marco que estableció Christian al principio de la sesión en el que la penetración energética, sin fricción, es posible en una sesión de Intimidad Sagrada, ¡pero nunca la primera vez! Sin embargo, aceptó y sólo entró su dedo.

¡Uf! Estaba dispuesto a ir más allá del marco claramente expresado: la penetración es posible en «Sagrado Íntimo», pero nunca durante la primera sesión. Veo este deseo de experimentar y de hacer retroceder mis límites de bloqueo que podrían ponerme en peligro… ¡!

La energía vuelve a subir. Me obligo a mirarle a los ojos para estar presente, pero siento esa llamada interior a sumergirme en mis profundidades. Cierro los ojos. Olas, círculos en movimiento que comienzan a formar una enorme vulva que vibra y palpita. Estoy profundamente conmovido por esta intensa presencia. Tengo la sensación de ser esta vulva, la vulva… Soy yo y todo el universo al mismo tiempo. Una inmensidad en el interior, como un vacío abierto en el universo… en el fondo de esta brecha hay un ojo cósmico (no sé lo que significa pero es lo que hay). «Soy la vulva original». Esto es lo que escucho y lo que experimento al mismo tiempo. Soy tanto yo como todo el universo, todas las demás vulvas.

Comparto mi visión con Christian. Tengo la sensación de que podría absorberlo. Es demasiado pronto, dice. De hecho, no tengo ningún deseo de penetración en este momento, sólo esta sensación muy fuerte de que dentro de esta vulva está todo el universo, que a través de mi propia vulva podré aspirar todo lo que hay. Pulsa, vibra, llega. Hay pocos colores, es más bien oscuro con tonos de gris-marrón. Estoy expandiendo todos mis cuerpos, como si me fusionara, como si fuera lo que veo. Christian. y yo intercambiamos algunas palabras sobre esta brecha, sobre el poder de las vaginas….

Estoy en un profundo estado de excitación y respiro y exhalo, vocalizando en voz alta. El movimiento de sus dedos en mi sexo se acelera y reacciono con fuerza a este aumento de mi placer….
Estoy deseando repetir la experiencia. Asumir plenamente lo que estoy recibiendo y experimentando en mi cuerpo».

 Sabine – 35 años

Sesión 22/04/2022

Casa Dorada me fue recomendada por la famosa escuela tántrica roja, Diamond Lotus en Berlín (donde Christian y Simone se formaron). 

Así que fui a conocer este idílico lugar en plena naturaleza, a una hora al sur de Barcelona.

Tras una conversación detallada sobre mis expectativas y objetivos, me decidí por una sesión de Intimidad Sagrada.

¡Qué aventura de sensualidad y autoconocimiento! 

Christian me llevó de una manera muy respetuosa, suave y cuidadosa en un viaje de exploración de mi ser encarnado, a través de la respiración, el tacto, los sonidos y las palabras – todo desde el principio en la interacción para que pudiera aprender a escuchar y entender mi cuerpo y sobre todo para ser capaz de comunicar mis sensaciones y atreverse a expresar mis deseos.

La sesión superó mis expectativas. Me sentí maravillosamente apoyada y acompañada en un ambiente de confianza, armonía y respeto.

No conocía este formato antes y lo recomiendo encarecidamente a todos aquellos que tengan curiosidad, ansiedad y ganas de conocerse a sí mismos más allá de las creencias limitantes y de explorar nuevos espacios íntimos. 

¡Christian genera confianza y profesionalidad desde el primer momento! Seguramente volveré, quizás ya para un retiro de iniciación a la Sexualidad de la Conciencia Plena de la que la Intimidad Sagrada es la expresión más lograda. 

¡Gracias por esta experiencia única que me ha hecho crecer! 

Petra square

Testimonio de la sesión de intimidad sagrada de Petra – mujer – 59 años

Sesión realizada el 15/03/2022

Soy masajista profesional de Tantra desde hace muchos años. Por lo tanto, estoy familiarizada con los masajes tántricos, también estoy familiarizada con las prácticas tántricas con la pareja para descubrir y experimentar juntos. Así que sé bien lo que significa la palabra intimidad. Pero este encuentro con un hombre, Christian, en el marco de una sesión de Intimidad Sagrada era totalmente nuevo para mí. En primer lugar, Christian definió el marco y me explicó cuál sería mi parte en la sesión que iba a tener lugar:

  1. Como receptor, yo estoy al mando, yo digo dónde ir y hasta dónde ir, yo digo lo que necesito y quiero, yo decido cómo y dónde quiero que me toquen, a mí me corresponde definir el contenido de esta sesión. Christian está ahí para mantener el espacio y activar mi energía. Mi primera reacción fue «¡oh no! tengo que hacer algo, cuando sólo quiero relajarme…».
  2. Necesito utilizar la respiración consciente, el movimiento y el sonido para conectar con el momento presente, escuchar lo que mi cuerpo tiene que decir y expresarlo. La respiración consciente y profunda pone en movimiento la energía, fortaleciendo los sentimientos para expresarlos en movimiento y sonido.
  3. No hagas nada, no fuerces nada, deja que ocurra. Esto parece fácil, pero no lo es, especialmente para mí, que siempre estoy orientada a la acción y a los objetivos en mi vida diaria. Cerré los ojos y Christian me llevó primero a la percepción de mi cuerpo. Al respirar profundamente, inhalando y exhalando por la boca, dejé que la respiración fluyera por mi cuerpo. Y luego a sentir cómo fluye la energía y dónde no. Primero sentí una tensión, un dolor en los hombros y en la región lumbar. Empecé a moverme, dejando que mi respiración y mis movimientos me guiaran.
Aparecieron las primeras resistencias:

«No quiero funcionar, no quiero conformarme, no quiero hacer nada. Anhelo el descanso, la relajación, la ligereza».

Un gemido profundo… y de repente … sentí rabia, resistencia, agresividad contra todo lo que creo, que me presiona desde fuera. Mi cuerpo pasó ahora de la expectación a una poderosa dinámica. Expulsé mi aliento como un gato amenazado, miré a Christian con ojos brillantes: «¡¡¡no me toques!!!», fue mi mensaje silencioso y fuerte. Cólera contra los hombres, cólera por ser utilizada, cólera por pagar con mi cuerpo para obtener, a cambio, amor, cercanía, ternura.

Christian se convirtió en el espejo de mi ira:

Sentí el impulso de atacar, de empujar, mi rabia quería ir hacia él. Se involucró en la pelea conmigo. Nunca se acercó demasiado, pero sí lo suficiente como para que mi energía tuviera una contrapartida. Se resistió, contraatacó, me sostuvo en sus brazos e intuitivamente aflojó su agarre lentamente. Poco a poco, la agresiva pelea se convirtió en un juego de bromas y risas. 

Christian me dio el espacio para estar con lo que había dentro de mí en ese momento que necesitaba ser expresado, incluso a través de la violencia y la agresión. La tensión de mi cuerpo se liberó, respiré de forma relajada, sentí alegría y ligereza. Nos tumbamos uno al lado del otro en el futón, sudorosos y sin aliento. Entonces sentí la inmensidad en mi corazón y esta energía fluyó por mi cuerpo hasta la pelvis.

Entonces le pedí a Christian que me diera un masaje con aceite. Hmmm, el aceite caliente fluyó sobre mi vientre y sentí una lenta, muy lenta, cuidadosa pero firme y compacta caricia de sus manos sobre mi vientre. El movimiento fue tan lento que el tiempo se detuvo. Y sentí… pude sentir el infinito dentro de mí. Me sentí cálida y protegida por su tacto.  

Sentí una profunda confianza con la certeza de que ningún daño podría llegar a mí. Mi cuerpo se relajó cada vez más. La actitud de «cuidado» que había sentido antes dio paso a una agradable suavidad en todo mi cuerpo. Christian extendió sus caricias y su lento tacto a todo mi cuerpo. Le invité a masajear también mis pechos. Un profundo suspiro, una liberación, me sumerjo aún más en mí mismo. Invité a Christian a poner todo su cuerpo encima de mí, sin sostener su peso.

No sentí ninguna amenaza sexual, al contrario, disfruté de su peso sobre mí, de que me abrazaran y me sostuvieron por completo. y de repente, una energía espontánea de liberación sexual se apoderó de nosotros. nuestros cuerpos fluyeron el uno en el otro. No hubo concentración en la zona íntima, ni acciones sexualmente forzadas. nuestros cuerpos simplemente ocuparon el espacio para que la energía sexual se desplegará libremente, y cumpliera su misión sanadora y benéfica. Una sensación orgásmica sin límites, una sensación de éxtasis en el vacío infinito del espacio.

La plenitud, la paz, el silencio, la libertad, la falta de propósito, la sexualidad sagrada. Agradezco a Christian el espacio que me ofreció, su empatía y atención, la protección que me dio y la aceptación de mostrarme plenamente, sin juicios, sin expectativas, sin obligaciones. Recomiendo esta experiencia a todas las mujeres y hombres, es una experiencia profunda que puede cambiar tu visión de la sexualidad. 

Después de esta intensa sesión me siento liberada, feliz y realizada.

Pascale

12/09/2021

«Me encanta este lugar con su exuberante jardín y su acogedor cenador. Pero sobre todo, había venido a recibir un masaje para liberar bloqueos energéticos y emocionales, así como miedos. Por eso incluso reservé un masaje con un profesional masculino, para superar también esta barrera. Christian fue excelente. Se tomó el tiempo necesario para conocerme, para averiguar mis deseos y mis límites, fue extremadamente respetuoso y atento. Aprecio mucho su experiencia y su capacidad de conectar intuitivamente con mis necesidades. Lo recomiendo de todo corazón».

Marc Peridis

Marc

21/06/2021

«Así es como debería ser una sesión íntima sagrada. Habiendo experimentado varias formas de Tantra durante más de 11 años, llegué a la sesión con Christian con la mente abierta. La experiencia me dejó boquiabierta. Mantuvo el espacio de una manera segura, hábil y altamente intencional. Creó un espacio maravilloso para que me rindiera y permitiera que surgieran algunos viejos traumas. Lo mantuvo en protección, amor y luz y marcó un cambio significativo para mí. Volvería a experimentar esto y lo recomiendo a cualquiera».

Carles y Nuria

15/04/2022

Nos costó muy poco como pareja, tomar la decisión de visitar y conocer la Casa Dorada. Ya desde el primer contacto, la disponibilidad, seriedad, simpatía y profesionalidad de los interlocutores fueron excelentes. Llegado el día de la visita, las instalaciones y el impresionante espacio exterior nos recibieron y acogieron invitándonos a la desconexión total tan esperada y a sentir al 100% la experiencia.

Christian y Simone nos acomodaron y acompañaron en todo momento. Su amabilidad, empatía y profesionalidad se pusieron de manifiesto en cada detalle durante la mañana que pasamos con ellos. Sus explicaciones, y su invitación a vivir y disfrutar de cada momento, nos ayudaron a soltar viejos tabús y marcos mentales que sólo entorpecen el alcanzar, o al menos sentirse más cerca de la plenitud física, mental, sexual…

Nuestra experiencia como pareja superó las expectativas. Nuestro sentir, más que el de vivir universos paralelos, fue el de vivir en el mismo universo, abandonandonos a un intenso, enriquecedor y precioso trance, con la compañía y el guía de nuestros anfitriones. Sólo podemos recomendarlos e invitar a los que tengan curiosidad a investigar, a descubrir, a soltarse y a vivir.

Preguntas frecuentes
¿Masaje Tantra?