De la serie de entrevistas que Élise Di hace a Christian de La Casa Dorada.

En la acelerada vida actual, la respuesta para recuperar una vida sexual satisfactoria es el sexo lento.

En el acelerado estilo de vida actual, la solución para recuperar una vida sexual satisfactoria es el sexo lento. Debido a las prisas con las que vivimos a diario veces olvidamos que el ritmo de nuestro cuerpo no se adapta tan bien como pensamos al ritmo frenético que le imponemos. Nos hemos convertido, a lo largo de la evolución en seres muy mentales incluso en la intimidad donde la calma y la lentitud deberían ser la prioridad. A menudo utilizamos el sexo para aliviar el exceso de estrés. Para ello, buscamos una forma rápida, pero placentera, con sexo de fricción, para liberar la tensión y alcanzar rápidamente un orgasmo que puede describirse como un «orgasmo de descarga». Tanto es así que una relación sexual no duramás de 5 minutos de media entre el momento de la penetración y hasta el orgasmo eyaculatorio del hombre, mientras que la mujer tarda un mínimo de 20 minutos en alcanzar un estado propicio al orgasmo, que generalmente sólo obtiene en el 30% de los casos.

Hemos evolucionado para ser seres muy mentales, incluso en nuestra vida privada, donde la calma y la lentitud deberían estar más a la orden del día.

Elise: ¿qué es exactamente el sexo lento?
Christian: Es la esencia de la práctica de la Sexualidad Consciente. El sexo lento es lo opuesto a la sexualidad de fricción. Es esencialmente una sexualidad energética, es decir que uno siente su cuerpo en su totalidad, en sus sensaciones y sus emociones, que siente y hace crecer el flujo energético dentro de sí mismo para transmitirlo y hacerlo circular entre losno se busca alcanzar una meta precisa, el orgasmo. Se trata de tomar un camino diferente. Aquí, el pico del orgasmo final, que suele ser muy corto (10 segundos de media para un hombre y de 30 segundos a 2 minutos para una mujer) se sustituye por un camino lento para alcanzar un estado de trance orgásmico. El trance orgásmico es un estado sensorial intenso, duradero y expandido que conduce a una redefinición del orgasmo y de lo que representa para nosotros. Este trance es duradero en el sentido de que puede prolongarse durante un tiempo indefinido y expandido en el sentido de que la sensación orgásmica crece en todo el cuerpo y fluctúa según las sensaciones que proporciona el contacto con el otro.

Este trance orgásmico es accesible tanto para hombres como para mujeres. Se trata de aprender de antemano a dejar de ver el orgasmo eyaculatorio como un resultado del acto sexual masculino y, al mismo tiempo redescubrir el propio cuerpo y el infinito potencial de las sensaciones que pueden nacer al compartirlo.

slow sex

Elise: ¿Cuáles son las recomendaciones para practicar el sexo lento?

Christian: Podemos decir que hay cinco recomendaciones para una buena práctica del slow sex. En primer lugar, evitar estar en la mente: ya sea a través de imágenes mentales, planificando cómo llegar al orgasmo o cómo satisfacer nuestro placer o el de nuestra pareja. Se trata de estar en el momento. En segundo lugar, puede parecer paradójico, pero es importante centrarse en uno mismo. Es decir, escuchar nuestros sentimientos, nuestras necesidades y nuestras percepciones sensoriales más sutiles. Cada persona debe centrarse en su propio bienestar antes de centrarse en el de su pareja. Luego, estar atentos a la sensación que nos produce este contacto. Esta sensación se produce en dos niveles. A nivel del toque que recibimos y a nivel del toque que ejercemos sobre el otro. No estar atento a los efectos que produce en el otro, sino a las sensaciones que uno capta en sí mismo. De hecho, se trata de preguntarse: qué información recibo cuando doy o cuando recibo este toque. Por último nos gustaría insistir una vez mas: es sobre todo no tener una meta que alcanzar. Así, el trance orgásmico dura mucho más tiempo. Uno casi no debería querer hacer el amor a primera vista. Así que la seducción y el placer se construyen y se mantienen, como un fuego que encendemos en pleno invierno, a partir de pequeñas ramas y hojas secas y que tratamos de mantener para estar calientes. Porque cuando queremos de verdad al otro, el fuego ya está ardiendo en nosotros y no hace falta mucho para que explote y se apague.

Uno casi no debería querer hacer el amor en primer lugar. Así que la seducción y el placer se construyen y se mantienen, como un fuego que se enciende en pleno invierno, a partir de pequeñas ramas y hojas secas que se intentan mantener calientes.

Elise: ¿cuáles son los beneficios concretos del sexo lento?

Christian: como hemos explicado antes, el sexo lento permite entrar en un estado de trance orgásmico. Las sensaciones y la química interna que se desprenden de ella actúan conjuntamente para sentirse más relajado, funcionan como un antiestrés. Hay una sensación de plenitud durante y después del coito. La pareja también se siente más alineada y conectada. Mientras que el orgasmo tradicional tiende a reducir nuestra energía y a aumentar nuestro cansancio, el sexo lento, en cambio, nos permite sentir más energía, confort físico y dinamismo. A largo plazo y de forma cualitativa, el sexo lento mejora la calidad del sueño, la concentración y elimina ciertos estados depresivos. De hecho, hemos comprobado que libera nuestra creatividad e iniciativa a través de la exploración de los cuerpos y las sensaciones y por tanto aumenta nuestro optimismo y alegría de vivir. Además, el fortalecimiento de la conexión con la pareja permite una mayor estabilidad del estado de ánimo y mejora los sentimientos de autoconfianza.

slow sex 01
Christian Gouttenoire

· Artículo de Christian Gouttenoire ·

¿Te interesan nuestros artículos del blog?

Suscribirse